Autor: Melanie Espina

Actualmente un tema que ha sido objeto de gran atención para las compañías de todo el mundo, no importando el tamaño, industria, ubicación o forma, es la Sostenibilidad Corporativa. Pero, ¿realmente sabemos qué significa este concepto? ¿se tiene claridad del origen del mismo? ¿Qué busca la sostenibilidad corporativa de las compañías? ¿Es sólo un discurso ambiental?

Si estudiamos un poco la historia de las industrias es evidente que las empresas nacieron bajo la idea de generar ganancias económicas para quienes tomaron el riesgo de invertir en algún tipo de negocio (sus accionistas). De allí la idea que las empresas servían a una única finalidad: maximización de utilidades. Por un tiempo limitado posiblemente funcionó y sirvió para hacer crecer grandes negocios, pero con el tiempo y principalmente con la complejización de las sociedades, se fue evidenciando que la empresa tiene un rol más grande que solo generar riqueza y empleo. La empresa es un actor muy importante de la sociedad que no puede ni debe operar aisladamente.

Derivado de ello, se comenzó a exigir que las empresas incorporarán dentro de sus operaciones los intereses de otros actores que se veían afectados por sus operaciones tanto en forma positiva como negativa, es decir, que se ocupará de sus stakeholders, que son desde sus accionistas propiamente hasta cualquier grupo de interés relacionado (empleados, comunidades, proveedores, contratistas, clientes, entre otros).

Para esa tarea, lo primero que debe hacer cualquier empresa es identificar cuáles son sus riesgos e impactos en la sociedad. No es lo mismo un riesgo para una empresa de telecomunicaciones que para una empresa de alimentos y bebidas. Después que una empresa conoce cuáles son sus riesgos e impactos que, puede ser tan variados y extensos como sus operaciones, debe enfocarse en aquellos que le sean más relevantes y que tengan mayor materialidad para su gestión. Por ejemplo: Protección de Datos Personales puede ser el principal riesgo para cualquier compañía financiera pero posiblemente no lo sea para una empresa agroindustrial; o Seguridad Alimentaria puede ser el tema principal para una empresa de alimentos, pero no estará en el radar de una empresa de tecnología.

La materialidad por lo tanto es ese zoom que a las empresas les hace enfocarse y encargarse de sus riesgos e impactos más importantes y colocar la brújula en el sentido correcto. Con esa visión la empresa tiene mayor facilidad para identificar cuáles son los grupos de interés con los debe generar relaciones a largo plazo, precisamente porque con esas relaciones fortalecidas es casi probable que sus operaciones también lo sean por el mismo tiempo.

En consecuencia, se trata de generar valor compartido, entiéndase este concepto como aquel en donde los intereses materialmente relevantes de todos los involucrados en el negocio son atendidos para satisfacción de las necesidades comunes. Si una compañía genera valor para sus empleados, proveedores, consumidores, comunidades, probablemente la retribución sea mayor aceptación de la marca, mayor productividad, licencia social para operar, entre otros que finalmente conllevan también a la generación del valor económico de la empresa.

En ese sentido, Sostenibilidad Corporativa no se trata de acciones aisladas y/o eventuales que una compañía realiza en un tema que puede ser noble pero que nada tiene que ver con los riesgos e impactos que está generando para sus grupos de interés. No se trata tampoco de atender exclusivamente temas ambientales o filantrópicos. Sostenibilidad Corporativa se trata de un verdadero enfoque empresarial a largo plazo que busca que la empresa asuma un rol activo dentro de la sociedad compleja donde opera, encargándose de la gestión de sus riesgos e impactos para generar valor compartido con sus grupos de interés, esto engloba factores ambientales, sociales y de gobernanza (ESG).

Un interesante ejercicio que sugiero que el lector pueda realizar para entender mejor la importancia de este tema es buscar el propósito corporativo de aquellas compañías que cada quien crea relevantes en sus mercados. Sin lugar a duda, en su mayoría estarán enfocadas en atender alguna necesidad básica social, es decir ya habrán incorporado la sostenibilidad corporativa en el corazón de la compañía. 

En conclusión, Sostenibilidad Corporativa es una realidad importante que debe considerar toda empresa que quiera operar a largo plazo, sin este enfoque sistemático empresarial, cualquier compañía está destinada al fracaso porque todos los actores sociales (empleados, inversionistas, accionistas, consumidores, entre otros) hoy en día exigen que la empresa se empodere de su rol dentro de la sociedad y de una u otra forma se condena a aquellas que siguen aisladas sin atender los riesgos e impactos que su propio negocio genera. 

Comments are closed

Educación de Alto Nivel
Contáctanos